martes, 1 de septiembre de 2009

Septiembre

Imagen de todocomer.com
Septiembre llega y amenaza con cambios bruscos. Se acaban las vacaciones y en León el buen tiempo. Septiembre cambia muchas vidas. Lejos de quejarme del síndrome post vacacional –al que nunca he tenido el honor de conocer- me alegro de su llegada, ya que es un mes que, no sé por qué pero siempre le he tenido cariño.

…Y si fuera cierto lo que todos los años por estas fechas dicen los telediarios, escasos de noticias? “Septiembre es el mes en el que se contabilizan más divorcios”
…¿será septiembre el mes del desamor; el mes en el que las parejas vuelven a sus casas y sienten de nuevo todo el peso de una relación que no funciona? ¿Será septiembre el mes en el que sentimos que no soportamos una forma de vida que hasta entonces nos parecía correcta?, ¿será una metáfora del ocaso en la vida de todos y cada uno de nosotros? ¿Será una recta final en la vida, en nuestra propia novela?
¿Será capaz septiembre de transformar una vida, de marcar unas pautas, de cerrar un libro, de traspasar una frontera? ¿Será capaz septiembre de marcar un antes y un después?
…¿Y si después de septiembre comenzara algo interesante?
Tal vez después de septiembre, de algún septiembre, suceda algo digno de mencionar. Tal vez algún septiembre en mi vida, o en alguna de las vidas que me invento llene las páginas de alguna novela que pueda llegar a las estanterías de las librerías a las que, después de septiembre me decida a visitar.

7 comentarios:

Lunaria dijo...

Pues veamos a ver qué nos depara este mes. Espero que cosas estupendas.

Selma dijo...

Me gusta lo que escribiste, te dejo saludos y te espero en mi nuevo espacio y gracias.
punto-caramelo.blogspot.con

*Luna dijo...

Hola cielo un lindo escrito yo espero que me traiga mis ilusiones perdidas
un beso

Duprèe dijo...

Wowww me sorprendio el dato de Septiembre y los divorcios, igualmente no creo que sea el mes del DESAMOR. Te dejo un beso enorme, y si te dan ganas pasate por mi rincòn!

Dama dijo...

Un 9 de septiembre , a los dieciseis años , tuve mi primera cita con mi amor platónico de entonces y esa misma noche (estábamos en fiestas) dí mi primer beso. Para mi septiembre no es tan malo. Será porque el verano siempre acaba por agotarme y a pesar del final de las vacaciones, todo vuelve a la normalidad en septiembre.
Gracias por tu visita, me gusta tu blog.
Un cálido abrazo

Natalia Pastor dijo...

Siempre hay algo que nos aguarda, tras un septiembre, tras un otoño incipiente, tras un café o un cigarrillo, una charla o unas risas.
Esa es la magia de la vida.

Saludos.

Gianna dijo...

Hola guapa!. Perdona por la tardanza en entrar en tu blog. Cuestiones médicas me tuvieron fuera de la isla. Prometo visitarte más. Mua mua.