viernes, 22 de enero de 2010

Cuarenta años de diferencia

Hoy un "chiste" que me ha llegado via mail y que me ha hecho pensar un poco. Creo que es interesante y me ha parecido oportuno compartirlo para su posterior análisis, que no tiene desperdicio


Escenario: Tienes que hacer un viaje en avión.

Año 1969: Te dan de comer, de beber y los periódicos que quieras. Todo
servido por azafatas espectaculares.

Año 2009: Entras en el avión abrochándote el cinturón de los
pantalones que te han hecho quitar para pasar el control, te sientan
en una butaca en la que si respiras profundo le metes el codo en el
ojo al de al lado y si tienes sed el azafato te ofrece una carta con
cuatro latas a precio de oro. Si protestas, cuando aterrizas te meten
el dedo por el culo para ver si llevas drogas.


Escenario: Manolo tiene pensado ir al bosque después de clase. Alentrar al colegio le enseña una navaja a Pancho con la que pretende hacer un tirachinas.

Año 1969: El subdirector lo ve y le pregunta donde la ha comprado. Le
enseña la suya, que es antigua, pero mejor.

Año 2009: La escuela se cierra. Llaman a la policía, que se lleva a
Manolo al reformatorio. Antena 3 y Tele cinco presentan los
informativos de las 15:00 desde la puerta del colegio.

Escenario: Disciplina escolar

Año 1969: Haces una putada en clase. El profesor te mete dos hostias.
Al llegar a casa tu padre te arrea otras dos.

Año 2009: Haces una putada. El profesor te pide disculpas. Tu padre le
monta un pollo al profesor y a ti te compra una moto para el disgusto.

Escenario: Fran y Marcos se reparten unos puñetazos después de clase.

Año 1969: Los compañeros los animan, Marcos gana. Se dan la mano y
terminan siendo colegas.

Año 2009: La escuela se cierra, Tele cinco proclama el mes
antiviolencia escolar. El periódico 20 minutos dedica cinco columnas
al asunto y Antena 3 aposta de nuevo a Matías Prats en pleno temporal
frente a la puerta del colegio para presentar el telediario.


Escenario: Luis rompe el cristal de un coche en el barrio; su padre
saca el cinturón y le pega unos buenos latigazos con él.


Año 1969: Luis tiene más cuidado la próxima vez, crece normalmente, va
a la universidad y se convierte en un hombre de negocios con éxito.

Año 2009: Arrestan al padre de Luis por maltrato a menores. Sin la
figura paterna, Luis se une a una banda. Los psicólogos convencen a su
hermana de que el padre abusaba de ella y lo mantienen en la cárcel de
por vida. La madre de Luis se enrolla con el psicólogo. Mercedes Milá
abre la final de Gran Hermano con un discurso relativo a la noticia.



Escenario: Juan se cae mientras echaba una carrera y se araña en la
rodilla. Su profesora, María, se lo encuentra llorando al borde del
camino. María lo abraza para confortarlo.


Año 1969: Al poco rato, Juan se siente mejor y sigue jugando.

Año 2009: María es acusada de perversión de menores y se va al paro.
Se enfrenta a tres años de cárcel. Juan se pasa cinco años de terapia
en terapia. Sus padres demandan al colegio por negligencia y a la
profesora por trauma emocional, ganando ambos juicios. María, en paro
y endeudada, se suicida tirándose de un edificio. Cuando aterriza, lo
hace encima de un coche y también rompe una maceta. El dueño del coche
y el dueño de la planta demandan a los herederos de María por
destrucción de la propiedad. Ganan. Tele cinco y Antena 3 producen
juntos la película y definitivamente el plató de los informativos ya
queda emplazado en medio de la calle.

Escenario: El fin de las vacaciones.

Año 1969: Después de chuparse una caravana del copón con toda la
familia metida en un seiscientos tras un mes de vacaciones en un
apartamento cochambroso de la costa, se terminan las vacaciones. Al
día siguiente se trabaja y no pasa nada.

Año 2009: Después de volver de Cancún, en un viaje todo pagado, la
gente sufre trastornos del sueño, depresión y amenorrea.


Conclusión: Nos hemos vuelto gilipollas.

14 comentarios:

bate dijo...

Sin lugar a dudas.
Encantado de volver a saludarte,

Andybel dijo...

.-MªANGELES: Ese chiste también me lo habían mandado a mí; y es cierto y convengo contigo: nos hemos vuelto gilipollones de narices...

.-Sin embargo, lo bueno de todo es que yo aun siendo joven, veo todas estas situaciones como estúpidas y anacrónicas, me refiero a las de hoy en día...

.-Saludos.

*Luna dijo...

Hola cielo llevas toda la razon nos hemos vuelto gilipollas
yo tambien lo recibi
un beso y feliz fin de semana

Mª Ángeles dijo...

El gusto es mío, Bate. Te agradezco mucho tu visita y tu comentario.
Saludos

Mª Ángeles dijo...

Pues si, no lo dudes Andybel, nos hemos vuelto idiotas y sacamos demasiadas veces las cosas de quicio. Esto es un chiste, pero en cualquier momento se puede comparar con la vida real que no creo que haya demasiada diferencia.
Gracias por tu comentario.
Saludos

Mª Ángeles dijo...

Hola Luna, creo que este mensaje ha dado la vuelta al mundo, pero está bien que estas verdades disfrazadas de chiste las conozca todo el mundo y hagamos un poco de examen de conciencia. -corremos el riesgo de parecernos- así nos hará recapacitar.
Gracias por tu comentario

Fernando dijo...

Pues sí, Mª Ángeles, gilipollas del todo.

Los de mi época éramos de los cobrambamos en clase y en casa tampoco se andaban con remilgos. Nunca nos pasó nada ¿Qué iba a pasar?

Un torta a tiempo, ese es el matiz importante, siempre he pensado que puede venir muy bien.

Un abrazo

Mª Ángeles dijo...

Tienes razón, Fernando, en aquellos tiempos (y yo ya los viví más suaves), cobrabas en el colegio y volvías a cobrar en casa, por portarte mal.
Nadie de mi generación está traumatizado por estar de cara a la pared, copiar mil veces, o un reglazo en las puntas de los dedos qe me dieron una vez en la escuela. Todo lo contrario, agradezco que muchas veces me hayan castigado por montar alguna pifia; de ese modo he aprendido muchos valores que los niños de ahora desconocen (por ejemplo tirar el chicle al suelo... de tu blog)
Gracias por tu comentario. Me gusta "charlar contigo"

Gara dijo...

Cierto, el ser humano cada día tergiversa más ... y no nos damos cuenta que cada vez, estamos más controlados, somos menos libres (por mucho que digan que estamos en democracia ... je je je ) y nuestros hijos carecen de valores, no respetan a los profesores, muy al contrario, éstos tienen pánico a los alumnos, de ahí tanta depresión ...

Resumiendo una torta a tiempo, contribuye a educar a los menores para que el día de mañana sean más personas.

Un abrazo

El rincón de Chiriveque dijo...

jee, me lo enviaron por mail hace poco, es genial. Nos estamos volviendo lelos, así de claro. Un abrazo.

Mª Ángeles dijo...

Hola Gara, la verdad es que yo creo que en los colegios ahora se pasan, no digo que peguen a los niños, eso nunca, pero no hay que hacer un mundo de un grano de arena como se hace ahora, que los profesores poco menos que tienen que llevar guardaespaldas a dar clase.
También opino como tu, una torta a tiempo soluciona muchos problemas en el futuro de nuestros hijos.
Gracias por tu comentario.
Saludos

Mª Ángeles dijo...

Sí, Chiriveque, tienes razón. Cada día nos volvemos más tontos y este "chiste" es el vivo reflejo de la sociedad actual.
La conclusión es muy acertada: nos estamos volviendo gilipollas.
Gracias por tu comentario.
Saludos

Ra dijo...

Hola guapa!
Sinceramente, pienso que las cosas han cambiado a lo bestia. Pasamos de un extremo al otro, de no tener libertad al libertinaje...
Tengo que admitir, que me has arracado más de una sonrisa jeje, pero cuanta razón lleva...
Besos.

Mª Ángeles dijo...

Pues sí, Ra, las cosas han cambiado mucho y, creo que ni lo uno ni lo otro. Dicen en mi pueblo que un término medio es la medida ideal, pero en este país nos hemos hecho demasiado modernos que nos traumatizamos ya por cualquier tontería.
Gracias por pasarte y por djar tu comentario.