domingo, 8 de febrero de 2009

Sueños ajenos, vidas prestadas


Algo que leí, algo que me contaron, algo que viví, algo que me gustaría haber vivido… esas y otras vivencias forman parte de un texto, de una novela. Cuando un autor saca a la calle algo escrito por él, todos sus conocidos se empeñan en buscar coincidencias, parecidos con la vida real y no se dan cuenta que un autor vive, escucha, imagina, sueña… Saqué hace unas semanas a la calle un poemario en el que desgrano vivencias, sueños y fantasías; en el que a veces, ni yo misma sabría discernir unos de los otros.
Cosas que pasaron hace tiempo; tanto que el olvido hace mella en ellos y sólo queda en la memoria. Paisajes de mi infancia que evocan recuerdos. Situaciones ficticias que en determinados momentos me arrancaron una sonrisa y se permitieron el lujo de colarse en mi rincón de los recuerdos con su mejor disfraz de vivencia, de situación real. Momentos que desearía no haber vivido y sin embargo dejaron en mí una huella de madurez y experiencia que me ha servido en determinadas situaciones.
Pensamientos y sueños que me permitieron hilvanar una historia y ofrecerla a quien quisiera malgastar un rato en leer mis divagaciones. Mis amigas más intimas se afanaban por buscar parecidos y no podían evitar decir que esa historia no tenía nada que ver conmigo, sin duda, una afirmación sensata. Otra persona muy querida para mí decía que el autor en su primer trabajo solía hacer una radiografía de sí mismo y en trabajos posteriores se dedicaba a tejer las vidas que se iba cruzando en su camino. Yo ni lo uno ni lo otro. Algo de mí dejo en cada letra que sale de mi mano, aunque mi mente se dedique a revolver en situaciones robadas, en sueños ajenos, en vidas prestadas.

6 comentarios:

Lunaria dijo...

Cualquier dato, momento, recuerdo, paisaje es válido para construir un sueño, una vida, una historia.
Cuando escribimos, a pesar de no tener nada que ver con la historia, algo nuestro queda bajo esas letras.
Felicidades por esas historias.
Un beso.

Luisa dijo...

En el rincón de las historias,y en esa pluma que escribe..hay un trocito tuyo,y de tus sueños.

Me encantó leerte.

besitos.

zina montenegro dijo...

Gracias por tu aliento, espero algún dia poder contar sentimientos, tan bien como tu

Casa de Los Cuentos dijo...

Hola Ma Angeles
Estoy navegando, mientras pienso en crear un Club de Lectura, me gusta encontrar experiencias literarias para aprender y compartir. Agradezco las coincidencias. Un saludo desde Mérida-Venezuela y felicitaciones por El Rincón de las Historias y El Mirador. Saludos.
Jabier.

Libèlula dijo...

Hola! me gusto mucho tu blog, te espero en el mio, besos!

SoL LuNaR dijo...

veo que no te hace falta nave para viajar por el cosmos...