viernes, 23 de abril de 2010

Libros que esconden historias

Imagen de bartleby.blogsome.com
Hoy, con motivo del día del libro, algo nos impulsa a salir corriendo a comprar un libro. Tal vez sea por seguir una tradición o porque en Castilla y León estamos de fiesta y la disculpa para salir de casa sea exclusivamente esa: comprar un libro y sumergirnos entre sus páginas para ser partícipes de batallas y aventuras o cortejadas por el príncipe guapo –nunca se sabe-.
La tarde amenaza lluvia y la televisión mejor apagada –como casi siempre- así la oferta más apetecible es esa: un café, un sofá y un buen libro. Por mi mente desfilan unos cuantos títulos aunque sea imposible meterles mano a todos a la vez, por eso los colocaré en fila mental y poco a poco iré dedicándoles a cada uno de los que ya tengo y de los que tengo intención de comprar en las próximas fechas, para disfrutar de cada una de las aventuras y avatares que en él surjan y así dar rienda suelta a mi imaginación o argumento para seguir manchando papeles digitales con mis deliberaciones blogueriles.
Escribía hace un rato que en el día del libro hay que escribir algunas líneas con el fin de ir llenando con nuestras propias palabras el libro de nuestra vida y es más o menos a lo que he dedicado esta jornada festiva. Una poesía dedicada a mi tierra cepedana, algunas deliberaciones para mis blogs y unas pocas líneas más para ese relato que tengo pendiente sobre el Camino de Santiago. No me puedo quejar, además, todavía me queda tiempo para coger un cafelín y sentarme en el sofá a hacer lo que marcan los cánones –a los cuales no me gusta sucumbir- dedicar un rato al día del libro.

1 comentario:

*Luna dijo...

Hola cielo feliz dia del libro
un beso y feliz fin de semana